Por qué el 99% de los intentos de dieta terminan en frustración

Si te dijera que el 99% de las dietas funcionan, ¿me creerías?

Pues es verdad, casi todas las dietas que te encuentras funcionan, pero resulta que nosotros mismos hacemos que no funcionen.

No todas van a funcionar a tu medida, pero diferentes obstáculos como los siguientes hacen que no puedas continuar:

  • Hambre todo el tiempo.
  • Preocupación porque ves muy poca comida en el plato y crees que te vas a morir de hambre.
  • La dieta incluye comidas que ODIAS.
  • La dieta no incluye comidas que te encantan.
  • Si es una dieta que te pide comer 5 comidas al día o más, puede que empieces, pero por tu estilo de vida ocupada no tengas tiempo y la abandones.
  • La dieta te pide preparar comidas complicadas.
  • La dieta te pide preparar comidas caras.
  • La dieta te pide agregar suplementos caros.
  • La dieta te pide preparar comidas que no te interesan.
  • Sientes que estas engordando en vez de adelgazando.
  • Es una dieta extrema que hace que tus familiares, amigos y conocidos cuestionen tu cordura.

 

Entonces te preguntas…

¿Realmente me interesa comer solo mini porciones… de por vida?

¿Me veo haciendo de aquí a que muera dietas extremas?

¿Me interesa matarme diariamente haciendo comidas complicadas, tardadas y sin sabor de aquí hasta el fin de mis días?

Te estarás preguntando ¡¿A qué se deben este tipo de preguntas que se extienden por toda mi vida?!

Bueno pues es muy simple, veras… casi todas las dietas que te encuentras funcionan, pero solo por cierto tiempo, por las razones siguientes:

  1. Tú no puedes continuar, por algunas de las razones mencionadas arriba, y la dejas.
  2. Porque es una dieta que pone a tu cuerpo en modo inanición, haciendo que tu cuerpo piense que se van a reducir los alimentos en el futuro y entonces reduzca el metabolismo y empiece a almacenar más grasa para los tiempos “difíciles”.

 

La conclusión entonces es que para que una dieta funcione para TI tiene que ser una dieta escogida por TI que contenga alimentos que te gusten, que se ajuste a tu estilo de vida y que no sientas que es extrema.

Porque la única forma en que las dietas que pruebes van a funcionar es si:

Puedes hacer dieta sin sentir que estas a dieta.

Es decir, si logras este objetivo, podrás pegarte a la dieta de por vida sin sentir que estas sufriendo por tu cuerpo sexy.

No vas a sentir hambre o si sientes poca (que es normal), no te va a importar porque sabes a dónde vas, sabes que estas en control.

¿Qué tienes que hacer ahora?

Escoge la mejor dieta para ti.