¿Cómo conseguir suficiente fibra en una dieta sin gluten?

De seguro y te has puesto a pensar en tener suficiente fibra en una dieta sin gluten más sin embargo existen distintas alternativas que pueden solucionar este tipo de problemas que se nos presentan al querer llevar un estilo de vida completamente saludable.

La dieta libre de gluten es una excelente opción para aquellos que sufren de enfermedades Celiacas o simplemente para llevar un estilo de vida más sano. El gluten es una proteína que se encuentra mayormente en los cereales como el trigo, la cebada y la avena, a pesar de estar en los cereales el gluten no contiene ningún valor nutricional por lo que no es indispensable para el funcionamiento adecuado del cuerpo humano.

 

¿Qué pasa si excluimos gluten de nuestra dieta?

Así que, excluir el gluten de nuestra alimentación no causará ninguna reacción negativa en nuestro organismo. La dieta sin gluten es una dieta balanceada que nos obliga a preocuparnos más por la preparación y composición de los alimentos que compramos en el mercado. No obstante, la eliminación del gluten puede traer una consecuencia y es la falta de fibra.

 

Fibra en una dieta sin gluten

La fibra es muy importante, a pesar de que no es un nutriente como tal porque no participa en procesos metabólicos del cuerpo, pero es la que se encarga de favorecer una buena digestión por lo que una de las consecuencias principales de la falta de fibra en nuestro organismo es el estreñimiento. Además, la fibra ayuda a la regulación del colesterol en la sangre y a la correcta absorción de los azucares.

Por lo tanto, la fibra es muy importante para que nuestro organismo funcione armónicamente, pero ¿Cómo se puede conseguir suficiente fibra en una dieta libre de gluten?

 

Opciones para agregar fibra a tu alimentación

  • Aumentar el consumo de frutas crudas o con piel como el kiwi, frambuesas, guayaba, pera y manzana. O las frutas desecadas como las ciruelas y las pasas. Estas frutas son altas en fibra y son capaces de evitar el estreñimiento.
  • Ingerir legumbres, se recomienda consumirlas 2 o 3 veces a la semana. Las legumbres son ricas en fibra y además tienen propiedades antioxidantes que ayudan a la digestión.
  • Consumir 2 veces por semana garbanzos o lentejas, son granos que a pesar de aportar gran cantidad de fibra son libres de gluten.

Considera los vegetales

  • Las verduras como el brócoli, la espinaca, la soja y la coliflor también contienen gran cantidad de fibra, puede consumirse en ensaladas o al vapor durante el almuerzo.
  • Sustituir el arroz blanco por el arroz integral, ya que el arroz blanco contiene una alta cantidad de almidón, el cual posee una gran cantidad de gluten. En cambio el arroz integral es menos refinado por lo tanto es libre de almidón y rico en fibra.
  • Frutos secos: las almendras y las semillas de girasol son ricas en ácidos grasos y fibra, lo que ayuda a prevenir enfermedades intestinales e irritación del colon.

Las semillas como una ayuda

  • Por último, las semillas de lino o la linaza son efectivas para estos casos, ya que solo una taza de 150 gramos de linaza o de harina de linaza nos aporta hasta 35 gramos de fibra, lo cual es un poco más de la cantidad diaria recomendada.

No es imposible evitar el estreñimiento o enfermedades intestinales cuando se realiza una dieta libre de gluten, siempre existen alternativas naturales donde se pueden conseguir aquellas vitaminas y fibras necesarias que algunos alimentos no poseen. Solo se debe llevar una dieta variada incluyendo los alimentos descritos previamente y adecuando nuestros hábitos para evitar sufrir de carencias nutricionales.