Cómo Bajar de Peso Rápido: 35 Tips Fáciles y Efectivos

autoridad-salud-como-adelgazar-rapido

Utiliza los siguientes tips y trucos para bajar de peso rápido.

1. Aumenta en un 10% el número de calorías que crees que estas comiendo

¿Crees que las etiquetas de los alimentos dicen la verdadera cantidad de calorías que contienen? Incorrecto, esa información es probablemente falsa. Las compañías tienen permitido tener un margen de error de un 10% a la hora de poner la cantidad de calorías en su información nutrimental. Estas mismas compañías saben muy bien la cantidad de calorías que contienen sus alimentos y aprovechan al máximo este margen de error para promocionar sus productos con un número menor de calorías al real.

2. Espera a saber si es hambre real o emocional

Muchas veces el hambre que sentimos es hambre emocional y no hambre real. Y esa es la que más hace engordar. ¿Cómo saber la diferencia? Comer por hambre emocional es innecesario. Son calorías extra y normalmente es cuando más comemos. El hambre emocional es cuando comemos para aliviar estrés, frustraciones, miedos incluso por aburrimiento. Es un hábito tóxico y solo debes comer cuando tengas hambre real. Para saber si tienes hambre real pregúntate lo siguiente: ¿podría comer cualquier cosa? Si dirías si a una ensalada o brócoli o cualquier alimento que normalmente no comerías entonces significa que tienes hambre real y tu cuerpo necesita alimentos pero ya. En casa contrario si solo comerías alimentos fritos o azucarados, etc., entonces es hambre emocional.

3. Memoriza un mantra de pérdida de peso

¿Seguido te encuentras pensando en comidas malas, resistiéndote a comerlas? ¿Sabías que entre más te enfoques en algo es más probable que lo hagas? Hay un remedio para este problema y es sustituir esos pensamientos con un mantra. Funciona de la siguiente manera: en el momento en el que empieces a pensar en la comida que sabes que no deberías comer reemplaza esos pensamientos con frases positivas “yo voy a bajar de peso”, “yo como comida saludable”, “yo soy saludable”. Usa una o todas o la que te sirva. Con el mantra adecuado vas a aumentar tu fuerza de voluntad.

4. Sustituye las bebidas azucaradas con agua

No solo son altas en calorías si no que estudios revelan que las bebidas azucaradas no activan la sensación de saciedad como la comida lo hace.

5. Ve una hora menos la televisión

Un estudio realizado con 76 estudiantes encontró que entre más veían televisión, más comían y comían más seguido. ¿Mi recomendación? Ya no veas la tele, igual ya no hay buena programación. Pero si no puedes dejarla entonces mínimo vela 1 hora menos al día.

6. Conecta con alguien que también quiera perder peso

Un estudio realizado por la Universidad de Vermont encontró que manteniendo contacto en línea con alguien que también este interesado en perder peso ayudo a que ambas personas perdieran peso. Los investigadores siguieron a los voluntarios durante 18 meses. Aquellos que siguieron un programa de pérdida de peso con su compañero online bajaron más de peso que lo que siguieron un programa similar pero de manera presencial en un grupo de apoyo. Una vez que conectes con alguien también interesado en bajar de peso pueden empezar compartiéndose tips que les hayan funcionado.

7. Lleva un diario de comida

Estudios encontraron que quienes llevan un diario de comida terminan comiendo un 15% menos comida que aquellos que no. Un importante descubrimiento lo realizo la Universidad de Carolina del Norte cuando sus estudios encontraron que las personas tienden a consumir 115 calorías extra por cada día de fin de semana. Principalmente por alcohol y grasas. Contrarresta esto reduciendo o eliminando las bebidas alcohólicas, aderezos y alimentos fritos.

8. Huele una manzana, un plátano o menta cuando sientas hambre

El doctor Alan R. Hirsch director del Smell & Taste Treatment and Research Foundation en Chicago reclutó a 3000 voluntarios y encontró que las personas que más olieron frutas como la manzana y plátano fueron las que menos hambre reportaron. Incluso también fueron estas las personas a que más bajaron de peso. Una teoría es que oler la comida hace creer al cerebro que la estas comiendo.

9. Rodéate del color azul

Hay una buena razón por la cual no vas a ver restaurantes pintados de color azul: funciona como un supresor del apetito. Puedes usar este truco usando platos azules, manteles azules, servilletas azules, etc. En fin, rodéate del color azul. De la misma manera, estudios muestran que colores como el rojo, amarillo y naranja en las áreas de comida incitan a comer más.

10. Come enfrente de un espejo

Un estudio encontró que cuando las personas comían enfrente de un espejo su ingesta se redujo en casi un tercio. La teoría es que tenerte que ver a ti mismo comer hace que reflexiones, recuerdes porque quieres bajar de peso en primer lugar y recuerdes tus objetivos dándote un empujón de fuerza de voluntad para parar de comer.

ejercicio-subir-escaleras

11. Sube y baja escaleras 10 minutos al día

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades dice que puedes perder hasta 4.5 kilogramos extra al año aplicando este truco diario. Esto claro asumiendo que además llevas una dieta saludable.

12. Vas a bajar de peso y vas a quemar grasa si caminas 45 minutos al día

Muy seguido se escucha que debes caminar 30 minutos al día, pero un estudio de la Duke University confirmo que puedes prevenir ganar peso caminando 30 minutos al día si llevas un estilo de vida sedentario, pero si lo que quieres es bajar de peso y quemar grasa necesitas hacer una caminata de 45 minutos al día. El resultado: perder 13.6 kilos en un año sin cambiar los hábitos alimenticios.

13. Alarga tus sesiones alimenticias

Tomate tu tiempo masticando, tomate tu tiempo disfrutando tu comida y toma seguido traguitos de agua porque entre más tiempo te lleve comer más tiempo le das a tu cuerpo para que mande la señal de que ya estas satisfecho. No solo vas a comer menos también entre mejor mastiques más fácil va a ser para tu aparato digestivo digerir y obtener los nutrientes de tus alimentos. Más beneficios: mejor digestión también significa menos gases y menos flatulencias.

14. Deshazte de la ropa que te vaya quedando grande

Estas bajando de peso y tienes dos opciones: quedarte con la ropa que te queda grande o deshacerte de ella. ¿Cuál escoges? La mejor opción es regalarla, una vez que no la tengas vas a tener un mayor motivo para no volver a subir de peso porque tendrías que volver a comprarla.

15. No entres a la cocina durante toda la noche

Trata de cenar temprano y hacer de tu cena el último momento del día en el que comes. Un estudio de la Universidad de Texas encontró que dejar de comer antojitos nocturnos redujo el consumo de 300 calorías diarias o lo que equivale a 14 kilos al año.

16. Sustituye una ida al cine por una ida al parque

Vas a moverte más, vas a evitar el sedentarismo y también vas a evitar las palomitas y el refresco del cine. Pero tú sabes mejor que actividades personales puedes reemplazar. Pregúntate que actividades haces frecuentemente donde eres sedentario y reemplázalas por una actividad que involucre movimiento.

17. Evita este tipo de comida empacada

Antes de comprar comida empacada revisa las etiquetas y asegúrate de que sus ingredientes principales no sean azúcar, jarabe de maíz, jarabe de maíz de alta fructosa o aceite. Garantizado que los “alimentos” que encuentres con esos ingredientes como los principales te van a hacer engordar y además no van a tener nada de nutrición. Entre menos ingredientes tenga un empaque menos procesado el alimento y mejor para tu figura.

18. Consigue un podómetro

Un podómetro, un cuenta pasos o una aplicación en tu celular con la misma función es indispensable para calcular la cantidad de pasos que das al día. En promedio, una persona sedentaria da alrededor de 2500 pasos al día y si a eso agregas otros 2000 es probable que detengas el aumento de peso e incluso empieces a bajar de peso.

19. Menos comida frente a ti, menos peso

Una de las formas más fáciles para bajar de peso es ejercer tu control en el medio que te rodea, es por eso que usando tu fuerza de voluntad empieza por servirte menos de lo que normalmente te sirves en tu plato.

20. Come la mayoría de tus comidas en casa

A veces es inevitable comer fuera de casa, ya sea por eventos sociales, en un restaurant o con los amigos. Desafortunadamente esas comidas son comúnmente las que contienen más azúcares, grasas y en fin son las más densas calóricamente. Por esa razón intenta que la mayoría de tus comidas sean preparadas en casa.

21. Evita las comidas en grupo

Un estudio publicado en el Journal of Physiological Behaviour encontró que al comer con otras personas tendemos a comer más, la teoría es que pasamos más tiempo sentados en la mesa y por lo tanto comemos más.

22. Porciones chicas fuera de casa

Vas a ordenar algo? Siempre pide las palomitas pequeñas, el refresco pequeño, la hamburguesa sencilla, etc. Y al llegar a casa consume alimentos saludables y nutritivos.

23. Consume alimentos con alto contenido de agua

Un secreto para adelgazar es tener menos hambre consumiendo alimentos que llenen el estómago. Esto funciona debido a que una de las razones por las que el estómago manda al cerebro la señal de que ya está satisfecho es cuando hay mucho alimento ocupando espacio. El truco está en comer alimentos saludables, nutritivos y que tengan un alto contenido de agua. Los tomates, pepinos, jícamas y sandía son buenos candidatos.

frutas-y-verduras-peso

 

24. Duplica la cantidad en tu plato con verduras

Ya tomaste el consejo de reducir las porciones, ¿pero ahora que más comes para no engordar y no sentir hambre? La respuesta está en las verduras, y es que puedes duplicar la cantidad de lo que comes usando verduras sin remordimiento porque prácticamente no tienen calorías y además están llenas de nutrientes. Como un extra la fibra va a prevenir la constipación y te va ayudar a digerir tus comidas para evitar la distensión abdominal.

25. Evita las harinas de trigo

La harina de trigo es altísima en calorías y sus carbohidratos simples pueden disparar la insulina y llevar fácilmente al aumento de peso y a lo largo del tiempo su consumo excesivo puede llevar a desarrollar diabetes tipo 2.

26. Date un paseo antes de la cena y vas a reducir apetito y calorías

La Universidad de Glasgow en Escocia hizo un estudio donde participaron diez mujeres obesas y encontraron que 20 minutos de caminar redujo el apetito e incremento la sensación de saciedad.

27. Evita Starbucks y similares

Ir al café a lugares de marca solo puede significar una cosa: bebidas con leche entera, crema batida, azúcar y jarabes azucarados. Deliciosos pero llenos de calorías y listos para hacerte subir de peso. La mejor opción para cuidar tu peso es preparar tu café en casa. Incluso si agregas ingredientes similares a los de un Starbucks puedes controlar la cantidad para darle un buen sabor y disminuir la densidad calórica considerablemente.

28. Disfruta del postre con moderación

Comer postre no te va a hacer engordar automáticamente. Parte del camino hacia la pérdida de peso es que te sientas bien contigo mismo en todo momento y si solo te sientes atrapado con una dieta que te deja hambriento y frustrado todo el tiempo entonces no vas a durar mucho. Por eso, es posible que te des el placer de un postre de vez en cuando mientras no sean la base de tu alimentación.

29. Incluye almendras en tu dieta

Estudios han encontrado que personas con sobrepeso quienes intentaron una dieta moderada en grasas incluyendo almendras bajaron más peso que el grupo control que no las consumió. Comer un puñado una o dos veces al día puede ayudarte a tener este beneficio y ayudarte a reducir el hambre.

30. Añade picantes

No importa si son en trozos o en salsa, los chiles muy picantes pueden temporalmente incrementar el metabolismo. Como lo vimos en estos trucos para acelerar el metabolismo. Los chiles son perfectos para darle una gran variedad de deliciosos sabores a tus platillos sin incrementar las calorías.

31. Sustituye el jugo de frutas por frutas frescas

Es un error creer el jugo de frutas es tan saludable como las mismas frutas. El problema está en que el jugo de frutas carece de fibra la cual previene que la glucemia se eleve bruscamente y al mismo tiempo evita la producción desmedida de insulina. Cuidado especial con los jugos de frutas comerciales por todos los ingredientes y azúcares añadidos que hacen todavía más difícil la pérdida de peso.

32. Reduce el consumo de los lácteos

Leches y quesos son muy altos en calorías. No es obligatorio eliminarlos de tu dieta, pero si es recomendable disminuir su consumo y darle espacio a alimentos más saludables. Pero hay situaciones donde sí se debe de eliminar por completo. Si después de consumir lácteos sientes malestares estomacales, gases, diarrea o distensión abdominal es probable que no produzcas suficiente de la enzima lactasa y  por lo tanto seas intolerante a la lactosa.

33. El mejor momento para consumir tus calorías es temprano

Estudios encontraron que quienes consumen la mayoría de sus calorías antes del mediodía consumen menos en la noche y tienen más tiempo y oportunidades para quemarlas que quienes comen más en la noche.

34. Evita los aderezos

Mucha gente piensa que los aderezos son saludables porque generalmente acompañan a las ensaladas, pero la verdad es que están llenos de aditivos alimentarios para modificar sus propiedades organolépticas y están cargados de calorías. Evítalos o disminuye su uso para tengas más facilidad para bajar de peso.

35. Usa platos más pequeños

Platos más pequeños equivale a menos comida. En especial si acostumbras a comer en platos grandes. Mientras no te pares a servirte más, esta es una excelente forma de controlar la cantidad que consumes.